“No me importa contar cosas terribles si consigo hacerlas divertidas”, dice Lucia Berlin en “Silencio”, Algunos de los cuarenta y tres cuentos recogidos en Manual Con El Fin De hembras de la limpieza, mas sobre la mitad de las setenta asi­ como seis que publico a lo extenso sobre su vida – MGC Pro

“No me importa contar cosas terribles si consigo hacerlas divertidas”, dice Lucia Berlin en “Silencio”, Algunos de los cuarenta y tres cuentos recogidos en Manual Con El Fin De hembras de la limpieza, mas sobre la mitad de las setenta asi­ como seis que publico a lo extenso sobre su vida

“No me importa contar cosas terribles si consigo hacerlas divertidas”, dice Lucia Berlin en “Silencio”, Algunos de los cuarenta y tres cuentos recogidos en Manual Con El Fin De hembras de la limpieza, mas sobre la mitad de las setenta asi­ como seis que publico a lo extenso sobre su vida

La tragica satisfaccion sobre Lucia Berlin

Nacida en Alaska, hija de un ingeniero en minas que haria de distintos sitios y multiples traslados un garbo sobre vida que en su madurez la novia asumiria igual que mismo (“debo vestir unas doscientas mudanzas a cuestas”, recordo muchas ocasii?n) desplazandolo hacia el pelo de una madre alcoholica asi­ como ido, que todo el mundo las dias olvidaba suicidarse no obstante cada tanto lo intentaba sin demasiado exito, Berlin tuvo una existencia atormentada y muchas veces acertado. Sufrio de una escoliosis copia que la obligo an utilizar un corse ortopedico durante largos periodos, lucho contra un alcoholismo recurrente y no ha transpirado poco despues sobre los treinta anos de vida, con 3 divorcios a cuestas asi­ como cuatro hijos que crio practicamente a solas, dio a reconocer su primera coleccion de cuentos que nunca llegaron al gran publico ni pudieron estropear el circuito de estas pequenas editoriales.

Pero, como dice en el prologo de este libro la igualmente cuentista Lydia Davis, “Siempre he tenido fe en que los excelentes escritores tarde o temprano suben (…) y no ha transpirado acaban por cosechar el chequeo que se les tiene que: se hablara sobre su tarea, se les citara, se les comentara en especie, se llevaran an escena, al celuloide, se les pondra musica a sus textos, se recogeran en antologias”. Asi­ como alguna cosa de este modo esta pasando con Berlin en todos estos dias. El ano pasado, desplazandolo hacia el pelo a instancias de la propia Davis y sobre las escritores Barry Gifford y Stephen Emerson, una reputada editorial estadounidense publico esta florilegio que de inmediato se ubico en los primeros lugares de saldo segun The New York Times, que enseguida comenzo a ser traducida a diversos idiomas asi­ como que llevo a la critica especialista a la autora con Ernest Hemingway y no ha transpirado Raymond Carver. Toda la resurreccion.

Cuando Lucia tenia cinco anos, el progenitor fue movilizado desplazandolo hacia el pelo partio rumbo a las frentes de la segunda hostilidades. La novia desplazandolo hacia el pelo su hermana menor debieron continuar a su madre rumbo a El camino, Texas, en donde vivian su desaprensiva abuela materna asi­ como su abuelo, un notable dentista que no obstante se habia dejado vencer por el alcohol desplazandolo hacia el pelo por la siniestra vanidad. Al continuar su padre, la estirpe marcho rumbo a Chile, donde estuvieron instalados por un buen lapso. A mediados de las 50 Lucia estaba estudiando en la Universidad de Nuevo Mexico y debido a se habia casado con un escultor que la dejaria despues del segundo dificultad. Anos de vida luego se volveria a casar, hoy por hoy con un musico sobre jazz, Race Newton, con quien viviria en novedosa York hasta abandonarlo para continuar a otro musico, Buddy Berlin, su tercer consorte, padre sobre sus dos ultimos hijos, heroinomano condenado desplazandolo hacia el pelo amable a quien siguio a Mexico y no ha transpirado del que pudo separarse recien. Jacques Lacan decia que el varon es el unico animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y disfruta. La chica Ademi?s lo realiza con la misma frecuencia.

Admitir la certeza

Seria facil localizar la narrativa sobre Berlin adentro del movedizo entorno de la llamada autoficcion, genero tan practicado por estas latitudes y no ha transpirado que puede llevarnos desde el mas desgarrador testimonio personal convertido en elevada literatura (como podri­a ser El furgon de las locos, de Carlos Liscano, o Intima, de Roberto Apratto) Incluso las mas pueriles ejercicios sobre mitomania (la listado resultaria tan extendida igual que tediosa). La verdad es que de el previo sitio de citas de tatuados desplazandolo hacia el pelo breve esbozo biografico de Berlin surge el corazon de sus cuentos. La novia escribio una vez que las imagenes que poblaban sus relatos debian “conectar con la practica intensa concreta” y en otra oportunidad agrego que en las historias sobre algun forma debia “producirse una minima alteracion sobre la certeza. La transformacion, nunca una distorsion de la certeza. El relato similar deviene la realidad, no separado Con El Fin De quien escribe, Ademi?s para quien lee. En cualquier texto bien texto lo que nos emociona no seri­a identificarnos con la condicion, sino reconocer esa verdad”.

Categories: tatuaje-de-citas espa?a
Leave a comment